El día de la resurrección.. llevó a la estudiante española a abrazar el islam


La página web -el amor del islam- tiene el placer de postear este encuentro que ha hecho nuestra hermana (Leila) desde España para nuestro sitio, con la hermana musulmana española (M-L) y esto el diecinueve de noviembre de dos mil siete, esperamos que a través de esto la gente vea la grandeza del islam, el valor de los beneficios de Allah sobre nosotros al guiarnos hacia él, que las personas toman conciencia del aspecto "grandeza" en el islam, que descubren su belleza y sus particularidades, que los musulmanes toman conciencia de su gran responsabilidad en la difusión de su religión a través del mundo, entonces el que ha vivido una experiencia similar a ésta, que él nos la envía con el fin de difundirla.

Ahora espacio para el diálogo..

Leila: paz, misericordia de Allah y sus bendiciones sobre usted. ¿Sería posible que usted se presente?

(M-L): Sí, me llamo (M-L), estoy casada y tengo un hijo y una hija, mi marido es palestino y soy musulmana desde hace once años.

Leila: Macha 'Allah… ¿Podría usted decirme qué le atrajo hacia el islam?

(M-L): antes de todo, quisiera decir que he conocido el islam por medio de mis amigos arabo islámicos cuando estaba en la universidad, me sorprendió su compromiso religioso y su buen comportamiento..

Yo tenía mucha curiosidad, y preguntaba mucho… yo estaba pensando lo mismo que la mayoría de los españoles pensaban:

Que los musulmanes no respetaban a la mujer.

Que el musulmán se casaba con más de una mujer. Que esto era una injusticia para la mujer.

¿Por qué ellos ayunaban?...

A través de todas esas preguntas mi intención era solamente debatir y no conocer el islam.

No pensaba que un día iba a ser musulmana.

Nos sentábamos durante horas para discutir sobre el islam sin tener ningún otro tema de discusión.

Incluso a faltar algunas clases.

Aprovechábamos el tiempo para discutir…

Hasta que uno entre ellos me dijo: "todo lo que hace el musulmán como esfuerzos en las adoraciones y la obediencia, su intención en todo esto es la salvación en el día de la resurrección y el temor a Allah el todopoderoso…

Es lo que en efecto me atrajo hacia el islam…

Leila: ¿Usted no creía en el día de la resurrección? ¿Cual era su religión?

(M-L): yo no era cristiana, no creía en la iglesia…

Yo tenía fe en el hecho que: una cosa existía y que gestionaba la existencia que yo llamaba el muy sabio…

La mayoría de los españoles hoy no creen en la iglesia y no creen en el Señor.

Creen en el azar…

Yo creía en la existencia del Señor… pero me preguntaba, ¿Dónde está?

No sabía.

A veces pensaba por un largo tiempo… sobre la existencia, el ser humano… sobre todo, pero las preocupaciones de la vida cortaban esta reflexión y me llevaban hacia otras cosas.

Leila: ¿Cómo usted has entrado al islam?

(M-L): lo que me ha dicho mi compañero, en efecto podría decir que esto me desperté y me sacó de la falta de atención, esto me llevó a pensar siempre… ¿Qué ocurriría si realmente habría un día en que tendremos que responder por nuestros actos? Esta pregunta me molestaba.. Me desconcertaba... Me asustaba.

Empecé a hacer muchas preguntas sobre la creencia en Allah y sobre la relación entre el ser humano y su Señor.

Hasta que ellos me ofrecieron una traducción de los sentidos del Corán en lengua española…

Lo leía día y noche, al mismo tiempo que preguntaba sobre lo que no entendía.

Allah quería que nos encontráramos y que revisáramos en la biblioteca del centro islámico, entonces hubo la llamada a la oración del Dohr, por supuesto mis compañeros fueron para la oración, entonces pensé mirarlos haciendo la oración, me puse de pie detrás de la puerta en secreto para verlos…

No podía soportar la escena.

Todos alineados, pegados los unos a los otros: el pobre junto al rico, el blanco junto al negro…

Todos rezaban en grupo entre las diferentes nacionalidades y su Señor es único.

Esta es la verdadera religión..

Esto es lo que espera cada ser humano..

Después de la oración.. testifiqué que no hay divinidad que merece ser adorada fuera de Allah y que Muhammad es el mensajero de Allah.

Leila: ¿Podría usted describirme cual era la reacción de tus padres cuando descubrieron que usted abrazó el islam?

(M-L): no miento, para ellos era una bofetada. La información les cayó como un rayo, especialmente mi madre que dejó de comer y beber durante días.

Hasta hoy, ella piensa que todo lo que ella hizo como esfuerzos en mi educación y las noches que pasó sin dormir con el fin de darme una vida feliz se fue en vano.

Ella piensa que yo la he traicionado y que no estaba agradecida a ella.

En cuanto a mi padre, al principio me reniegue totalmente y empezó a desacreditarme porque pensaba que era retrasada o que sufría una enfermedad, pero hoy él ha aceptado la situación…

Mis padres no quieren el islam y no quieren verme cuando hago la oración, o bien cuando llevo el velo, yo estaba en permanente conflicto con ellos, pido a Allah que me ayude y que los guíe.

Leila: ¿estos problemas y estos obstáculos no le hicieron pensar en dejar el islam?

(M-L): nunca volveré…

Pero pregúntame ¿por qué soportas un mes completo de ayuno, sin comer ni beber durante todo el día?

¿Por qué soportas el calor del verano llevando el velo y ropa larga?

¿Todo esto no sería para el propósito del día de ajuste de cuentas?

¿No sería para salvar tu alma del fuego?

Es por eso…

Antes de pensar a los otros, debes pensar en tus intereses y salvar tu alma

Mi temor de Allah y mi amor para él es más fuerte.

Leila: ¿sabe usted que Allah todopoderoso escucha las invocaciones y las concede?

Invoque para tus padres después de cada oración, porque el que te permitió ser musulmana es capaz de guiarlos.

¡Oh nuestro Señor, guíalos todos hacia el islam!