EL CORÁN PALABRA DE ALLAH


   Los musulmanes creen que el Corán es la palabra de Allah, el muy alto, porque observan que hay un impacto profundo sobre sus vidas cuyas enseñanzas siguen ser válidas y de actualidad en todo momento y en cualquier lugar.

¿Por qué los musulmanes tienen la certeza de que el Corán es la palabra de Allah?

Los musulmanes están convencidos de que el Corán es el mayor milagro eterno de la profecía de Mohammed (paz y bendición de Allah sobre él). Es indiscutible que Mohammed era analfabeto y entonces no sabía leer ni escribir. Entonces ¿cómo pudo producir un libro así que es un milagro en todos los planos?

Cualquier lector tiene con que ser satisfecho por la diversidad de los temas abordados por el Corán:

Historias muy diferentes con un estilo tan bonito como siempre; la descripción del universo, de los cielos, de las estrellas, de la tierra o del mar junto con los diferentes seres que viven dentro; una descripción precisa del cuerpo del ser humano, de las etapas de su evolución y de su vida junto con sus estados de ánimo, etc.

¿Sería posible que un árabe de la época, por muy inteligente o elocuente que sea pueda escribir un libro similar al Corán?

Además, vivía en Mecca y nunca la dejó excepto dos viajes cortos realizados en Siria: el primero mientras que era niño acompañado de su tío Abu Talib que nunca le dejaba, el segundo cuando tenía veinticinco años acompañado de Maysara y otros compañeros de viaje que conocían su situación perfectamente. Él nunca había estudiado con un sabio, ni entre los judíos, ni entre los cristianos ni nadie. En cuanto al monje Bouhayra que había conocido en uno de sus viajes, se ha informado de que ese monje, que sabía que un profeta se esperaba, había reconocido a Mohammed con respecto a las descripciones de los libros sagrados. Él directamente informó de ello el tío de Mohammed para que no le pase nada malo. El profeta no había aprendido, ni de Bouhayra, ni de nadie más. En el Corán, Allah, que sea alabado, había defendido a su profeta Mohammed (paz y bendición sobre él) en contra de los que afirman que él había aprendido con un ser humano. Allah dice: "Bien sabemos que dicen: "A este hombre le ensena solo un simple mortal". Pero aquel en quien piensan habla una lengua no árabe, mientras que esta es una lengua árabe clara". {Sura las abejas: 103}.

El verso desmiente esa alegación puesto que afirmaban que el que le había enseñado no es árabe mientras que el Corán es totalmente árabe.

¿Cómo es posible que alguien como él pueda escribir un libro milagroso como el Corán?

Muchas pruebas lógicas prueban el contrario, estas son algunas:

-Si ese libro había sido escrito por Mohammed, el tema abordado sería la sociedad de la época y lo que el hombre árabe tenía como preocupación como la vida en la aldea, la vida beduina, el ganado, los caballos, las tribus árabes y las temáticas que les preocupaban como la falta de agua, la escasez de la lluvia, los problemas económicos y políticos de la época. Sin embargo, cualquier lector del Corán encontrará algo completamente diferente. Encontrará en su lectura una expresión elocuente; una globalidad de los temas abordados; una guía hacia lo perfecto acerca de la vida de los seres humanos en privado, en sociedad o en familia; reglas políticas y económicas; la información relativa a las ciencias naturales, médicas, astrales, históricas, geográficas…el todo demostrado en un estilo elocuente, claro y coherente del que el lector nunca se cansa.

- Las reglas y leyes en el Corán son adaptables a todas las situaciones en el tiempo y el espacio teniendo en cuenta los cambios y evoluciones de los seres humanos. Tanto más cuando en varios temas, está sano de cualquier contradicción.

- Las particularidades y especificidades mencionadas han acompañado el Corán a lo largo del periodo de la misión de Mohammed que representa veintitrés anos. Muchos versos del Corán han sido revelados según los eventos que ocurrían en la época durante todo ese período. Si Mohammed (paz y bendición sobre él) fue que lo escribió, estaría limitado a un único libro que expone en diferentes momentos.

- El Corán había desafiado los Qoraychites- tribu de Mecca-, los árabes junto con todos los seres humanos en cualquier época, de reproducir un libro equivalente o incluso una sola parte. Ese desafío había viajado en el tiempo y durante catorce siglos nadie había afirmado reproducir, aunque sea solo un verso. El desafío sigue siendo de actualidad y hasta el día del juicio final. Allah, que sea alabado, dice: "Di: "Si los hombres y los genios se unieran para producir un Corán como éste, no podrían conseguirlo, aunque se ayudaran mutuamente"" {Sura el viaje nocturno: 88}.

- La influencia que tiene ese libro no se ha limitado a la época de Mohammed, había viajado a través del tiempo y el espacio después de su muerte. El amor, la fe y el impacto que ese libro sigue teniendo entre los musulmanes arabófonos o no están intactos. Además, los musulmanes que no hablan árabe constituyen la gran mayoría de los musulmanes. ¿Es concebible que un libro escrito por un ser humano sea una popularidad tan amplia y constante ante todos los pueblos?

Las pruebas que el Corán es la palabra de Allah y no la palabra de Mohammed son numerosas, también estas son algunas:

- Si el Corán fue escrito por Mohammed podría citar versos que le amenazan si llegará a mentir sobre cualquier verso del Corán, Allah dice:

- "Si nos hubiera atribuido algunos dichos, le habríamos tomado de la diestra; luego, le habríamos seccionado la aorta, y ninguno de vosotros habría podido impedirlo" {Sura La inevitable: 44-47}.

- "Así lo hemos revelado como juicio en lengua árabe. Si tú sigues sus pasiones, después de haber sabido tú lo que has sabido, no tendrás amigo ni protector frente a Allah" {Sura El trueno: 37}.

¿Si Mohammed había sido el autor, ignoraría versos similares en el Corán?

  Meditamos otra vez sobre el verso siguiente en el mismo sentido:-    

 " En verdad, casi han conseguido desviarte de lo que te habíamos revelado, con objeto de que inventaras contra Nosotros otra cosa. Te habrían tomado como amigo. Si no te hubiéramos confirmado, casi te habrías arrimado algún poco hacia ellos. Te habríamos hecho gustar el doble en la vida y el doble en la muerte. Y no habrías encontrado quien te auxiliara contra Nosotros" {El viaje nocturno: 73-75}.

Otro verso advierte a Mohammed (paz y bendición sobre él) contra el descuido en la transmisión del mensaje a la gente, Allah le dice: "¡Enviado! ¡Comunica la Revelación que has recibido de tu Señor, que, si no lo haces, no comunicas su mensaje! Allah te protegerá de los hombres. Allah no dirige al pueblo infiel" {La mesa servida: 67}.

Es evidente que si ese libro hubiera sido escrito por Mohammed jamás habría dejado de tales pasajes.

Y si es de Mohammed ¿Cómo podría dejar versos que le hacen reproches? Allah el más alto dijo en el Corán:

"Frunció las cejas y volvió la espalda, porque el ciego vino a él. ¿Quién sabe? Quizá quería purificarse, o dejarse amonestar y que la amonestación le aprovechara" {Sura Frunció las vejas: 1-4}.

Y Allah había revelado lo que el Profeta había ocultado en sí mismo respecto al matrimonio con Zaynab bint Jahsh:

"Y cuando decías al que había sido objeto de una gracia de Allah y de una gracia tuya: "¡Conserva a tu esposa y teme a Allah!", y ocultabas en tu alma lo que Allah iba a revelar, y tenías miedo de los hombres, siendo así que Allah tiene más derecho a que le tengas miedo. Cuando Zayd había terminado con ella, te la dimos por esposa para que no se pusiera reparo a los creyentes que se casan con las esposas de sus hijos adoptivos, cuando éstos han terminado con ellas. ¡La orden de Allah se cumple! {Sura La coalición : 37}.

Si el Corán era la obra de Mohammed no habría definido en ello las tareas del Profeta y la importancia del mensaje que debe transmitir, ni confirmar que es un humano que no puede ni dañar, ni ser beneficioso para las criaturas y que no busca con su predicación ni ganancia en este mundo, ni bienes ni honor entre la gente. Una de las mayores pruebas que el Corán no es un libro de Mohammed pero que es la palabra de Allah que le ha sido revelada, entonces meditamos sobre esos versos:

El Corán pide al Profeta de definir su tarea y de afirmar que es solamente un ser humano:

" Di: "Yo no pretendo poseer los tesoros de Allah, ni conozco lo oculto, ni pretendo ser un ángel. No hago sino seguir lo que se me ha revelado". Di: "¿Son iguales el ciego y el vidente? ¿Es que reflexionáis? {Sura Los rebaños: 50}.

"Di: "Yo no dispongo de nada que pueda aprovecharme o dañarme sino tanto cuanto Allah quiera. Si yo conociera lo oculto, abundaría en bienes y no me alcanzaría el mal. Pero no soy sino un monitor, un nuncio de buenas nuevas para gente que cree" {Sura Los lugares elevados: 188}.

"Di: "¡Hombres Yo soy el Enviado de Allah a todos vosotros, de aquél a quien pertenece el dominio de los cielos y de la tierra! No hay más dios que él. Él da la vida y da la muerte. ¡Creed, pues, en Allah y en su enviado, el profeta de los gentiles, que cree en Allah y en sus palabras! ¡Y seguidle! Quizás, así, seáis bien dirigidos" {Sura Los lugares elevados: 158}.

"Di: "¡Hombres! Si dudáis de mi religión, yo no sirvo a quienes vosotros servís en lugar de servir a Allah, sino que sirvo a Allah, que os llamara. ¡He recibido la orden de ser de los creyentes!" {Sura Jonás: 104}.

El Corán pide al profeta que se someta a la revelación:

"¡Sigue lo que se te ha revelado y ten paciencia hasta que Allah decida! ¡Él es el mejor en decidir!" {Sura Jonás: 109}.

"Luego, te pusimos en una vía respecto a la orden. Síguela, pues, y no sigas las pasiones de quienes no saben" {Sura La arrodillada: 18}.

El Corán pide al profeta que siga en el camino de la religión a la que predica:

"Sé recto como se te ordenado y lo mismo los que, contigo, se arrepientan. ¡No seáis rebeldes! Él ve bien lo que hacéis" {Sura Hud: 112}.

"Así, pues, llama. Sigue la vía recta, como se te ha ordenado, y no sigas sus pasiones. Y di: "Creo en toda Escritura que Allah ha revelado. Se me ha ordenado que haga justicia entre vosotros. ¡Allah es nuestro Señor y Señor vuestro! Nosotros responderemos de nuestros actos y vosotros de los vuestros. ¡Que no haya disputas entre nosotros y vosotros! Allah nos reunirá… ¡Es él el fin de todo!" {Sura La consulta: 15}.

El Corán le advierte contra los males de la desobediencia a Allah, que sea alabado:

"Di:"¿Tomaré como amigo a otro distinto de Allah, creador de los cielos y de la tierra, que alimenta sin ser alimentado?" Di: "He recibido la orden de ser el primero en someterse a Allah y no ser de los asociadores" Di: "Temo, si desobedezco a mi Señor, el castigo de un día terrible" {Sura Los rebaños: 14-15}.

El Corán recuerda al Profeta quedar cerca de sus seguidores creyentes y de esperar:

¡No rehúyas estar con los que invocan a su Señor mañana y tarde por deseo de agradarle! ¡No quites los ojos de ellos por deseo del ornato de la vida de acá! ¡No obedezcas a aquel cuyo corazón hemos hecho que se despreocupe de Nuestro recuerdo, que sigue su pasión y se conduce insolentemente! {Sura La caverna: 28}.

Todos esos órdenes y recomendaciones al profeta (paz y bendición sobre él) que se repiten en el Corán son pruebas ineludibles que el Corán es definitivamente la palabra de Allah.

Los descubrimientos científicos contemporáneos incluyen también pruebas lógicas que el Corán es la palabra de Allah. Cada ser humano habla de lo que le rodea en su época, de lo que él tiene acceso con sus sentidos u otro en el ámbito de las creencias o de las ciencias. Así, vemos graves errores frecuentemente en los libros antiguos puesto que la ciencia había evolucionado y los descubrimientos han puesto en tela de juicio muchos prejuicios en todos los ámbitos…En cuanto al Corán, hay que reconocer que ese no es el caso.

El Corán tiene razón en todo sin ningún cambio a pesar de los siglos que había atravesado. Eso constituye sin duda una prueba que éste no es más que la palabra de Allah, creador de todas las cosas cuya ciencia abarca todo sin limitaciones de tiempo ni de espacio.

Por otro lado, si el Corán procedía de un ser humano que, por supuesto tiene conocimiento limitado, hubiera sido contradicho a través de los tiempos este es el caso de todo lo que procede de los seres humanos cuya visión y conocimiento son limitados. La ciencia conocida por los antiguos era muy reducida en comparación con la que es conocida en estos días vista todos los descubrimientos de esa época.

Así, el milagro del Corán está en el hecho que utiliza un lenguaje que por una parte es conocido en la época de la revelación, y por otra parte incluye sin ser en contradicción con los descubrimientos contemporáneos.

Como ejemplos:

"Allah es quien elevo los cielos sin pilares visibles…" {Sura El trueno: 2}.

El verso está de conformidad con lo que el hombre de la época observaba puesto que veía el cielo elevado muy por encima de él con el sol, la luna y las estrellas sin por ello ver pilares. El hombre de nuestra época ve también todo eso de la misma manera, pero con un conocimiento nuevo que son las leyes de la gravedad que representan esos pilares invisibles. Las leyes de la gravedad mantienen todas estas masas en el cielo cada una a su lugar claramente definido.

El Corán nos dice sobre el sol y las estrellas: "…cada uno navega en una órbita" {Sura Ya sin: 40}.

El hombre de la época observaba muy bien que el sol y las estrellas movían en momentos concretos. Lo que hace que el lenguaje coránico no hable de algo extraordinario en comparación con sus conocimientos. Las investigaciones contemporáneas, a su vez, da a este lenguaje coránico un nuevo ámbito puesto que el verbo "navegar en una órbita" no puede ser más específico ni más notable para describir el movimiento de esas masas en el espacio.

El Corán habla de la noche y del día en los siguientes términos: "Cubre el día con la noche, que le sigue rápidamente" {Sura Los lugares elevados: 54}.

Para el hombre de la época, el verso explica como la noche llega después del día. En estos días, vemos en eso una explicación única del movimiento circular de la tierra que es la explicación del cambio constante entre el día y la noche según los descubrimientos contemporáneos. El cosmonauta ruso Youri Gagarine -primer hombre que ha realizado un vuelo al espacio en 1968- ha sido testigo de este cambio rápido entre la noche y el día en el globo debido al movimiento circular de la tierra alrededor del sol.

Numerosos son los versos del Corán que hablan de ese cambio y de otros detalles.

Entre los milagros del Corán el verso en que Allah, gloria a él, dice: "¡Claro que sí! Somos capaces de recomponer sus dedos" {Sura La resurrección: 4}.

Ese verso que rechaza los que dudan respecto a la resurrección diciéndoles que Allah es capaz de resucitar la extremidad de sus dedos. ¿Por qué los dedos y que tienen de particular? La respuesta es que la extremidad de los dedos contiene por supuesto las huellas que son propios de cada persona. Tan numerosos que son los seres humanos, nadie tiene huella igual a la de cualquier otro. Esto es ciertamente un milagro divino puesto que esta verdad sólo se ha descubierto hasta hace poco y nadie la conocía ni hubiera podido conocerla en la época del profeta Mohammed o incluso diez siglos después. Así, esta verdad sólo puede ser una revelación de Allah a Mohammed. Lo que confirma que el Corán es la palabra de Allah.

Los investigadores descubren aún, día tras día, los milagros del Corán cuyas maravillas no dejan de aparecer.

Los musulmanes no conocen todavía todos los aspectos milagrosos del Corán, pero sólo una parte les llevó y les basta para creer que es sin ninguna duda la palabra de Allah. Sin embargo, hay todavía otras pruebas de otro tipo que demuestran que el Corán es la palabra de Allah, que son:

El Corán había predicho algunos eventos futuros, estos son dos ejemplos:

El Corán había predicho que el tío del profeta llamado Abou Lahab no creerá que moriría en este estado. Abou Lahab estaba vivo durante esa revelación, incluso la oyó y no la creyó, aunque sólo fuera para negar la veracidad del Corán.

También el Corán había predicho que los romanos -en guerra- iban a doblegar los persas después de su derrota. Los musulmanes que habían creído en el profeta lo han convertido en un desafío contra los politeístas de Mecca para probar la veracidad de la profecía del profeta Mohammed. Después, los romanos han derrotado efectivamente a los persas unos años después demostrando una vez más la veracidad del Corán.

El Corán cuenta también algunos acontecimientos pasados que han sido revelados en la época del profeta (paz y bendiciones sobre él) en Medina donde vivía la gente del libro como los judíos. El Corán refutaba algunas falsificaciones existentes en su libro como la divinidad de Jesús (que la paz sea sobre él) o el hecho que era mago; la difamación del profeta Soulayman (que la paz sea sobre él) de que era también mago.

El Corán había contado numerosos relatos de los profetas -que la paz sea sobre ellos- y los judíos de la época habían escuchado el relato del Corán en lo que se refiere a Moisés -que la paz sea sobre él. Sin embargo, ningún de ellos ha podido desmentir o contradecir lo que el Corán nos dice de eso.

También lo que toma parte de los milagros del Corán, la coherencia general en el estilo y las enseñanzas. Si ese libro tuviera una fuente más que Allah, la incoherencia y la contradicción serían visibles incluso numerosas. Allah, el muy alto, dice a este respecto: "¿No meditan en el Corán? Si hubiera sido de otro que de Allah, habrían encontrado en él numerosas contradicciones" {Sura Las mujeres: 82}.

Entre los milagros del Corán el hecho de que esté protegido de toda alteración y falsificación. En estos días, todos los musulmanes tienen una sola versión del Corán leída por el musulmán árabe, indio, chino, americano, europeo, persa u otro.

La facilidad de memorizarlo de memoria incluso por los que no hablan árabe.

A todos los que buscan la verdad:

Los árabes han sido considerablemente afectados por el Corán. Sin embargo, verse afectado por palabras no ha sido tarea más fácil ya que ellos son conocidos por su dominio de la oratoria y su alta sensibilidad lingüística. No se conformaron con escuchar, mucho más, se les llamó la atención seguido de interrogación y de estudio. Esto, en un momento de enfrentamiento y de hostilidad en contra del mensaje del profeta. Todo eso da una particularidad que corrobora la fuerza del Corán y su prodigio eterno.

La historia de los tres líderes qoraychites: Abou Soufyan ibn Harb, Abou Jahl ibn Hisham y Al Akhnas ibn Shariq es un ejemplo concreto en comparación con esto. Todo empieza cuando cada uno de estos tres líderes se siente atraído por el Corán y desea escucharlo sin que nadie lo sepa ya que se supone que son todos dementores intensos de Mohammed y su mensaje. Cada uno de ellos salía sin el conocimiento del otro, tarde por la noche, para ir cerca de la casa de Mohammed con el fin de escucharle leer el Corán durante la oración nocturna. Y quedaron de noche. Al volver al amanecer, se encontraron en el camino y cada uno conocía la razón de la presencia del otro. Se culparon mutuamente y se prometieron que no volverán a hacerlo dada la gravedad de los datos si ese hecho se descubría por cualquiera entre los habitantes de Mecca.

Al anochecer, el deseo de escuchar al Corán no pudo dejarles indiferentes. Cada uno pensando que el otro cumpliría su promesa, fueron otra vez para encontrarse a su regreso por segunda vez. El mismo escenario se repitió tres veces.

Si el Corán no fuera milagroso, los detractores del islam de la época no se tomarían la molestia y el riesgo sólo para oírle.

La historia no acaba ahí ya que Al Akhnas ibn Shariq había preguntado sus dos compañeros sobre su opinión en lo que se refiere al Corán. Abou Jahl le dijo: "competimos con la tribu de los Abd Manaf -tribu del profeta Mohammed entre los qorayschites- ellos alimentaban a los peregrinos, llevaban sus maletas y les daban de sus bienes. Habíamos hecho lo mismo hasta que seamos perfectamente iguales". Luego, han dicho: "tenemos un profeta entre nosotros que recibe la revelación del cielo. ¿Cómo podríamos llegar allí? Juro por Allah que jamás creeremos en él".

Pero como el número de musulmanes no dejaba de aumentar, Qoraysh pidió a uno de los más conocidos detractores del islam y uno de los distintivos entre ellos llamado Outba ibn Rabi'aa de convencer a Mohammed de dejar su predicación para darle como contrapartida lo que deseaba como bienes, poder o mujer. El profeta Mohammed le ha prestado toda la atención luego le dijo: "¿has acabado oh Abou Al Walid? Le respondió: "sí". Entonces Mohammed le dijo: "entonces escúchame". Empezó a recitarle algunos versos del Corán. Outba no tuvo otra opción que escucharle con atención, las manos en la espalda, hasta que acabara. El profeta le dijo: "has ciertamente oído bien, entonces haces lo que quieres". Outba regresó con la cara cambiada en casa de sus compañeros que han notado directamente la diferencia. El impacto del Corán fue directo porque él les ha dicho: " he oído lo que jamás había escuchado antes. No es poesía ni siquiera brujería. Queridos Qorayshites, escuchadme y tomo la completa responsabilidad. Dejad ese hombre en lo que hace, apartaos de él. Os juro que lo que dice tendrá repercusiones de largo, si las otras tribus árabes lo impiden, podrán sacarle de vuestra vida para siempre, por el contrario, si tiene éxito su reino y su potencia serán también los vuestros, y seréis los que más lo aprovechan. Ellos le dijeron: "por su lengua, él sin duda te ha hechizado querido Outba". Él les respondió: "esa es mi opinión, y haced lo que queréis".

Nos conformamos con esos dos ejemplos para probar la fuerza y el impacto que tiene. Lo que constituye todavía una prueba de su aspecto milagroso que hace que sólo pueda proceder de Allah.

El Corán es un signo claro y prodigioso que sea por sus palabras, su composición, su elocuencia, su contenido acerca de Allah, sus nombres y sus atributos, sus ángeles, los relatos de los que nos ha precedido y la predicación de lo que vendrá como la resurrección y otros, su contenido en relación con las pruebas lógicas en su interior junto con los ejemplos que se citan dentro. Allah, el todopoderoso dice: "en este Corán hemos expuesto a los hombres toda clase de ejemplos. Pero la mayoría de los hombres no quieren sino ser infieles" {Sura El viaje nocturno: 89}.

El verdadero milagro del Corán es la vía completa y global que había establecido. Una vía que garantiza una vida feliz esperada por todos los seres humanos en la tierra. Eso explica por qué las personas aceptan, aman y abrazan el islam. Ellas están convencidas de que él procede de Allah revelado al profeta y mensajero Mohammed. Convencidos de que sólo Allah sabe lo que es beneficioso para las personas, en todo tiempo y en todo el mundo.

La legislación del islam atrae por sus particularidades y sus características únicas. Los musulmanes entre los árabes y otros fueron mucho más después de la muerte del profeta y cuyo número no deja de aumentar. Ellos han visto la justicia, la misericordia, la facilidad de la legislación islámica y el impacto positivo del Corán en la vida de los creyentes.

El mensaje más importante que es el objetivo de la revelación del Corán es de guiar a la gente hacia la adoración de Allah, gloria a él, sin asociarle nada porque es el creador, el soberano y el que maneja el universo. Por esta razón ha promovido mensajeros y revelado los libros. Allah dice en el Corán:

"¡Hombres! Ha venido a vosotros el Enviado con la verdad que viene de vuestro Señor. Creed, pues, será mejor para vosotros. Si no creéis…De Allah es lo que está en los cielos y en la tierra. Allah es omnisciente, sabio" {Sura Las mujeres: 170}.

Y él también dice:

"Y de recitar el Corán. Quien sigue la vía recta la sigue, en realidad, en provecho propio. Pero quien se extravía…Di: "Yo no soy sino uno que advierte" {Sura Las hormigas: 92}.