LA GRANDEZA DE MOHAMMED, PAZ Y SALUD DE ALLAH SOBRE ÉL Y SUS FAMIMIARES


Sabes por qué los musulmanes aman a Mohammed?

¿Y por qué consideran que es el mejor de los hombres?

La biografía de Mohammed, paz y saludo de Allah sobre él, es un milagro.

Su vida era singular debido a las particularidades que Allah había creado en él con el fin de prepararle para transmitir el mensaje del islam, entonces su vida es el segundo milagro después de su mayor milagro que es el Corán.

Era un ser humano y Allah le había ordenado repetir esa realidad, y de proclamarla a la gente para que no le consideren como un Dios, y que le den atributos divinos. Su Señor, gloria a él, el más alto le ha dicho en el Corán: "Di: "Yo soy sólo un mortal como vosotros, a quien se ha revelado"" {Sura La caverna: 110}.

{Un ser humano como vosotros} en las características generales que son específicas del ser humano, pero en realidad no hay entre los seres humanos, alguien tan parecido en su grandeza, y Allah no había creado ese tipo de hombre entre los descendientes de Adán excepto un hombre del nombre de Mohammed ben Abdou Allah, saludo sobre él y sobre su padre Ibrahim, y sobre Moussa (Moisés) y Issa (Jesús) y sobre todos los profetas.

Y entre las injusticias que podemos hacer a Mohammed y la injusticia que podemos hacer a la realidad, es de compararlo con una de estos miles de personas importantes cuyos nombres están escritos en el libro mayor de la historia desde que el tiempo existe. Entre esas mayores personas, las que eran grandes debido a su inteligencia, pero no tenían compasión y no tenían elocuencia. Hay las que eran dotadas de elocuencia e imaginación, pero cuya inteligencia era ordinaria. Había otros que sobresalían en la administración o el comando, pero que tenían un comportamiento caracterizado por la perversidad.

Mohammed, paz y saludo de Allah sobre él, fue el único que había reunido la grandeza humana en todas sus formas, y no hay entre esa gente uno que no había hecho todo lo posible para ocultar o encubrir un aspecto de su vida o defectos que le caracterizaban temiendo que la gente fuera informada de esto y descubriera sus defectos, sus secretos, y lo que pone de relieve su debilidad y su desviación. Mohammed es el único quien había expuesto su vida a todo el mundo, como un libro abierto que no contiene ninguna página doblada o una fila ocultada y todo el mundo puede leer dentro lo que quiere.

Es el único que había permitido a sus compañeros divulgar todo sobre él. Ellos han visto todo lo que han podido ver sobre su persona, que sea en los momentos de alegría o de debilidad humana, tal como la ira, la envidia y la agitación. Sus mujeres habían relatado todo lo que había entre él y ellas, como lo había hecho Aicha al contar cuando estaba vivo y con su permisión, su manera de actuar en su casa y con su familia, porque todos sus actos son religión y jurisprudencia. Si no había entre los lectores jóvenes y mujeres, os evocaría algunos de los numerosos relatos que encontramos en los libros de la tradición profética, de historia y de jurisprudencia.

Ellos habían relatado todos sus actos, incluso los que dependen de sus funciones naturales humanas. Sabemos como comía, como se vestía, como dormía, como hacía sus necesidades y como se purificaba de sus impurezas.

Mostradme otro gran hombre que se presenta ante la gente por su propia voluntad y le dice: "aquí está toda mi biografía, y todos mis actos. Conocedlos, y mostradlos a mis amigos y a mis enemigos, y el que lo desea busca fallos".

Mostradme otro gran hombre cuya biografía fue escrita de forma tan detallada, cuyos hechos y secretos son conocidos después de mil cuatrocientos años, como conocemos la biografía de nuestro profeta.

La grandeza se debe a la grandeza del alma, del comportamiento, de las particularidades, o de los rasgos de personalidad, o bien debido a las huellas que deja en la historia de su comunidad o en la historia del mundo.

La grandeza de cada persona está relacionada con uno de esos factores, mientras que la grandeza de Mohammed está relacionada con todos esos factores, porque él reúne todas las causas de la grandeza. Él era grande debido a sus particularidades, grande debido a sus actos y grande debido a las huellas dejadas.

En algunos casos, la grandeza de esos hombres se limita a los beneficios introducidos en su pueblo a expensas del mal causado a los demás, tal como la grandeza de los grandes guerreros y de los exploradores.

O es una grandeza universal, pero limitada por el ámbito de aplicación, tal como el descubrimiento de una de las leyes de la naturaleza establecidas por Allah y que mantuvo secretas, para que utilicemos nuestro intelecto para alcanzarlas, o bien el descubrimiento de una cura para una enfermedad, o la formulación de una teoría filosófica, o la formulación de uno de los principios de la oratoria o un relato de gran inteligencia, o la composición de un brillante poema. En cuanto a la grandeza de Mohammed, era universal y que incluía todos los temas. Él creía firmemente en el mensaje que entregaba a la gente, mientras que muchos predicadores pasados y presentes, que conocemos, dicen con su lengua lo que está en contradicción con sus actos. Ellos formulan, al público en general, recomendaciones que ellos no ponen en práctica en sus casas. Su naturaleza acaba por poder más que ellos en los momentos de envidia, de temor, de ira, de hambruna y de necesidad. Y olviden todo lo que dicen.

No me refiero a nadie en particular, pero tomo mi propio ejemplo. Trato de elevar mi alma cuando doy una conferencia y cuando escribo palabras de predico que conducen al camino de la verdad, del bien, y de la orientación. Una vez que elevo un poco mi alma, la pesadez de mi naturaleza y las pasiones de mi alma que incitan al mal vuelven a tomar el control. Las personas constatan eso de los predicadores y de los sermoneadores y acaban por no escuchar lo que dicen y los consejos de los predicadores y sus opiniones dejan de ejercer una influencia en la comunidad. El profeta, paz y saludo de Allah sobre él, no unía a la gente para explicarle las leyes del islam, y no había comenzado para eso horas de clases de instrucción en una escuela. Nunca se sentó en un grupo de predico, sino más bien, él transmitía lo que se le revelaba en casa, en la calle, en la mezquita y él ordenaba lo que estaba bien y prohibía lo que estaba mal cuando era necesario. Lo hizo a través de sus palabras de sus actos, y explicaba a través de sus palabras y de sus actos. Su comportamiento era el Corán. Vosotros escucháis esa palabra y no reflexionáis sobre su sentido y su significación mis queridos: cada una de sus palabras y de sus comportamientos son versos que son leídos, conferencias, lecciones, y consejos que se dan, porque todos cuentan lo que el Corán ordena. Él hacía la oración nocturna hasta que sus pies se astillen, y pedía constantemente perdón a Allah, y se le dice: "¿Allah no te había perdonado tus pecados pasados y futuros?, a lo que él respondió: "¿No debería ser un siervo agradecido?". Todas sus obras eran actos de oración, porque cada persona que se entrega al bien, aleja el mal y trabaja para el bienestar de todos, si hace esto para que Allah este satisfecho de él, eso es una oración para su autor. Voy a dar un solo ejemplo de su fe a la que llamaba la gente, y su persistencia mas allá de toda prueba en la práctica e ilustro ese ejemplo con una historia real.

Si acusaríamos una chica de una de las familias más nobles -de una gran familia o de la familia de un ministro- por robo, ¿creéis que sería encarcelada como encarcelaríamos "Nourya", si resulta ser la ladrona, y que la ley se le aplicaría como aplicaríamos la ley sobre esa "Nourya", o bien cientos de intercesores se interferirían en su caso con el fin de cubrir el delito, o bien le facilitarían el juicio, o mitigarían la pena?

Un caso como esto se produjo en la época del profeta. Una chica que procede de una de las familias más nobles de Kourayche de Bani Makhzoum, de la familia de Al Walid llamado Al Wahid, la familia de Khalid que era el jefe de guerra de la comunidad, y esta familia es la tercera familia más noble tras Hashim y Oumayya. Esta chica había robado y su culpa ha sido reconocida y su sentencia se ha adoptado. Algunas personas empezaron a interceder por ella, sabiendo que el profeta era un hombre que tenía compasión y que era tolerante y creyeron que el profeta la salvaría. Y esta es que se enfadó y les hizo entender que los pueblos antes de ellos fueron destruidos, porque cuando el noble entre ellos cometía un delito le dejaban, pero cuando el débil entre ellos cometía un crimen le castigaban.

E hizo su declaración sorprendente que constituye una de las bases del islam y según la cual no hay tolerancia, perdón o intervencionismo en las sentencias: "¡Y juro por Allah si Fatima la hija de Mohammed robara, le cortaría la mano"!

Y esto era algo normal para él porque vivía solamente de la llamada al islam y para la llamada al islam. Sus pasiones seguían lo que le ha sido revelado. Sus relaciones con los parientes, los amigos y los beneficios a los demás terminaban si ellos impedían la llamada al islam.

El profeta era igual a los demás en lo que se refiere a los hábitos alimentarios y vestimentas y las funciones corporales del cuerpo humano. Él no era ávido de abstinencia o de austeridad como algunos que pretenden ser monjes. No se esforzaba vestirse como un pobre, sino más bien, él comía lo que se le presentaba como bueno, y si eso no le gustaba -pero que era lícito- no lo comía y no lo menospreciaba. Nunca se había relatado sobre él la denigración de la comida, y si el hambre fue demasiado fuerte y que no encontraba comida él ataba una piedra en su estómago. Él se vestía con todo lo que podía encontrar, y no tenía preferencia por un tipo específico, un modelo específico, o un color particular.

Unas veces llevaba el turbante sobre la gorra, unas veces la gorra sin el turbante y unas veces el turbante sin la gorra. También él se vestía con una camisa, una capa, un taparrabos, un abrigo, una toga, no como estas togas largas con mangas grandes, sino una toga que tiene mangas estrechas. Su turbante no era como los turbantes que conocemos, sino más bien como los turbantes utilizados por los habitantes de Hedjaz, un trozo de tela envuelto alrededor de la cabeza, y si no era necesario le echaba sobre su hombro. También era utilizado para la paz o para atar el prisionero de guerra. Los turbantes entre los habitantes del Oriente Medio son más que una necesidad natural debido al calor ardiente de la región, entonces ellos los utilizan para proteger sus cabezas de los rayos del sol, y por eso se suele decir que "el turbante es la corona de los árabes". Él no prefería un turbante de un color específico, y el día de la conquista de Mecca su turbante era de color negro.

Y el islam no prohíbe ningún tipo de ropa excepto la que deja ver la desnudez, lo que es de seda para los hombres o lo que caracteriza la gente de una religión distinta del islam y que da a entender que la persona es devota de esta religión tal como la ropa de los sacerdotes, por ejemplo. El islam prohíbe también al hombre y a la mujer llevar lo que ha sido concebido únicamente por el sexo opuesto, o ropa muy cara o inútil. Con excepción de esto, otras prendas están autorizadas en el islam.

Y el profeta, paz y saludo de Allah sobre él, no había prohibido los bienes del bajo mundo que Allah había creado para sus siervos, y ni el disfrute de la riqueza. Él no rechazaba y no denegaba nada de esto cuando los encontraba, pero no los buscaba arduamente y no hacía de esto la cosa más importante en este bajo mundo.

Él también se ha liberado del deseo de riqueza y de gloria. Sabéis que los Qorayche le habían ofrecido todo lo que deseaba de sus riquezas si esto le interesaría y le habían también ofrecido el poder si eran el poder y la realeza que él quería. Ellos le habían ofrecido todo lo que la naturaleza del hombre desea y a la que ella se adjunta para que él renuncie a su llamada al islam, pero él rechazó todo lo que estos últimos le propusieron y les trataba con compasión.

También él se había liberado de todo lo que está en relación con el deseo de sexo y algunos orientalistas que habían estudiado el profeta, paz y saludo sobre él, con este espíritu mundano enfermo, le comparan con algunos de sus grandes hombres, y le confunden con estos últimos.

Ellos han visto que se había casado con nueve mujeres y dijeron: "es un hombre libidinoso". Ellos creen que es uno de estos hombres de guerra o escritores.

Napoleón por ejemplo que obligó a toda una comunidad y su gobierno y todos sus miembros a apoyarle para unirle con una chica de Polonia que él había amado, y además de eso, el padre de la chica fue arrastrado a obligar su hija a cometer el acto despreciable que Napoleón deseaba y él había intercambiado la independencia de Polonia para la satisfacción de ese impulso vil y perverso.

Napoleón no es el único hombre que había cometido ese tipo de males, porque otros tal como Alejandro Dumas, Baudelaire y docenas de otros como ellos eran similares. Cuando la biografía de sus grandes hombres te llega y que intentas descubrir su vida en el terreno de la sexualidad, descubrirás y te hurgarás la nariz por los olores de estas impurezas. Entonces ellos vienen con este estado de ánimo para estudiar la biografía del profeta, paz y saludo de Allah sobre él, y se han extraviado cuando dicen que sea un hombre erótico, con la ignorancia de la psicología, y la ignorancia de la historia de Mohammed, alejado de la neutralidad y la integridad en la búsqueda.

Los intervalos de edad en que el impulso sexual es el más elevado se sitúa entre la pubertad y veinticinco años y es la edad de todos los peligros. Durante este intervalo cualquier persona razonable e inteligente debe mantenerse alejada de todo lo que está en relación con la desnudez y la mezcla, y el hecho de mirar lo que está prohibido, y abstenerse de pensarlo periódicamente, incluso si la mezcla es por motivos de estudio y de aprendizaje. Mohammed no era para nada similar a los chicos de su edad que se revolcaban en ese tipo de perversiones, teniendo en cuenta que vivían en una sociedad donde ni las leyes ni las costumbres lo prohibían.

La biografía de Mohammed está al alcance de sus amigos y sus enemigos, y expuestas a todas las miradas. ¿Hay alguien para testificar que formaba parte de estos jóvenes atraídos por un deseo excesivo, los placeres y las distracciones?

Una sola vez tuvo la intención de participar en un jubilo como lo hacían los chicos de su edad, pero aquel día Allah le hizo dormir para impedirle participar en este jubilo. ¿Si había estado implicado en un escándalo, los que le criticaban entre los idólatras guardarían silencio mientras que hacían todo lo posible para dañarle?

Él se casó cuando tenía veinticinco años, ¿pero se había casado con una chica virgen y hermosa, o bien se ha casado con una mujer viuda que podría ser su madre, que está sobre los cuarenta y viuda? ¿muchas de sus mujeres no eran viudas y no se casó con ellas por interés? Allah le había ciertamente autorizado a casarse con más de cuatro mujeres, y le había concebido más que el resto de los musulmanes, pero le había prohibido un derecho concebido a todos los cónyuges que es el divorcio. El deseo sexual no es un defecto, pero ¿cómo podría serlo mientras que es signo de masculinidad? ¿y cuál es la particularidad del hombre excepto esta última? Pero el defecto es que el hombre vive solamente para esto, y que sólo piensa en esto y que va a buscarlo de manera ilícita.

Y la historia de su matrimonio con Zaineb que ha causado controversia, no merece respuesta, porque en realidad la base de esta polémica tenía por objeto desviar la verdad o era el resultado de una mala interpretación de los hechos evidentes. Zaineb era una chica hermosa y una pariente del profeta, paz y saludo sobre él, y si había querido casarse con ella, él se habría casado con ella y esto hubiera sido su más grande deseo a ella, y el de su familia, pero Allah hizo de ella el centro de una reconciliación entre dos, promovida por el islam. Uno de ellos sirvió de experiencia y el segundo era la persona del profeta sí mismo.

El islam quería poner fin a la dominación de la ignorancia y ese sentimiento de clase social, a través del matrimonio de Zaineb, que provenía de una familia de las familias más nobles de los árabes, con Zaid que era un prisionero que ha sido adoptado por el profeta y que no tenía ningún rango reconocido por los árabes y equivalente al de Zaineb, pero se la casó con él contra su voluntad, y contra la voluntad de su familia. Su vida conyugal era une serie de problemas, y cada uno de ellos deseaba la separación, pero el profeta le prohibió divorciarse de ella y le dijo: " conserva a tu mujer y teme a Allah", hasta que la gota de agua desborde el vaso y que no tuvo otra solución…y él se divorció de ella.

Aquí está la segunda experiencia que era más difícil y más dolorosa: el profeta debía asumir la responsabilidad de casarse con Zaineb, para poner fin a la tradición de la adopción, y para mostrar que no está prohibido casarse con la mujer de su "hijo adoptivo". El más difícil era las críticas en contra de Mohammed, porque la gente consideraba que se casó con la mujer de su hijo, y esta situación fue la situación más difícil que el profeta había vivido, y a pesar de esto él lo aguanto en sumisión a los órdenes de Allah.

Entonces, ese acontecimiento no era tan inocuo y no era para nada compatible con lo que han dicho sobre él y es con el fin de decir la verdad para el que no la conocía, entre los lectores, que lo mencioné. La fuerza física consiste en sobrepasar las necesidades materiales, y la fuerza del corazón consiste en controlarse en los debates, pero existe una fuerza más grande, porque es la victoria sobre lo que es más grande que el material y los debates, es la fuerza del comportamiento, porque es el triunfo o el control de sí mismo, su naturaleza, sus excesos, sus impulsos y sus tendencias. El tema relacionado con el autocontrol es sin polémica y el profeta había mencionado el tema con un lenguaje claro en varias ocasiones. Él dice: "el hombre fuerte no es el que derrota a su adversario, pero el fuerte es el que puede controlarse cuando está enojado". Y esto es una verdad que podéis constatar en vuestros mismos. Si la fuerza necesaria para dominar a su oponente es uno en una escala de ciento, pues la fuerza que permite controlar tu ira, y apagar su fuego en tu pecho, y que muestras la tranquilidad en tus movimientos, tu voz, y tu lenguaje será de ciento. Trata de presentarte ante un hombre enojado y cegado por su rabia al punto de que no logre ver lo que tiene delante, y hacerle llamamiento al buen comportamiento, la tolerancia y el perdón, para ver si puedes encontrar uno de entre diez mil que aceptará entrar en razón en situaciones como esta.

Imagina que un hombre mata a la persona que más amas, y que es la más importante para ti, que se presenta ante ti, sometido a la denuncia que habías presentado, ¿vas a olvidar las lágrimas que has derramado por tu pariente, y el mal de amores que esto te ha causado…vas a perdonar?

El profeta, paz y saludo sobre él, había perdonado al "salvaje" (Wahchi) el asesino de su tío Hamza, cuando se convirtió al islam y no le hizo daño, pero su naturaleza humana pudo más que él, sin ser en contradicción con el islam y le dijo: " queda fuera de mi vista". Así el hombre se abstenía de estar cara a cara con él.

Y Hind la mujer de Abou Soufyan que odiaba al profeta y a su llamada al islam, e hizo lo que una mujer no puede hacer, que el ser humano no hace y que ni el lobo ni el tigre hacen: ella abrió el pecho de Hamza luego tomó su corazón y lo comió. Hind que tramaba e hizo la guerra al profeta con todos los medios, veía a sí misma perdonada por el profeta, paz y saludo sobre él, él la dejó prestar juramento y aceptó su conversión al islam.

Y los habitantes de Taif, todos conocéis sus actos en contra del profeta, han sido perdonados cuando se convirtieron al islam. Este es un hecho más notable, el ejemplo más importante en este ámbito, de todos los tiempos. Los habitantes de Mecca que le persiguieron, él y sus compañeros, y le han maltratado, en su piel, su espíritu, su religión y habían contado cosas sobre él, le habían hecho daño a él así como a sus compañeros, le han estigmatizado y le han excluido, le han puesto espinas en el camino y le han puesto las entrañas de un camello sobre su cabeza cuando hacía postraciones, y han dicho en contra de él diferentes tipos de burlas, y esto durante mucho tiempo no un día o dos, ni un año o dos, sino más bien durante trece años, después le han hecho la guerra y han matado a sus parientes y a sus compañeros, hasta que acabe consiguiendo la victoria sobre ellos y que les reúna ante él alrededor de la Kaaba, serviles y sin defensa. Y llegó la hora de la venganza…no, dejad la palabra de la venganza porque no es adecuado para esta situación, la hora del castigo y de la justicia, como respuesta a una larga serie de persecuciones, de ofensas de todo tipo, y esto es que les dijo: "¿qué pensáis que voy a hacer con vosotros?".

Ellos recuerdan lo que habían hecho y saben lo que merecen, pero recuerdan también el comportamiento de Mohammed, y que clase de hombre es y dijeron: "un hermano generoso, e hijo de un hermano generoso" y se callaron esperando una sentencia definitiva. Si la sentencia hubiera sido la pena de muerte para todos, nadie habría encontrado en los escritos históricos de los veraces entre ellos y de los enemigos, el que diría una palabra para estar enojado con Mohammed. Pero la sentencia de Mohammed fue otra, era una sentencia sorprendente que nadie esperaba, una sorpresa sin igual en su época y que no tendrá igual en los tiempos que llegarán después de él, porque les ha dicho: "iros, os damos la libertad".

Me disculpo por haberos contado ese acontecimiento de manera breve, y me hubiera gustado dedicarle un capítulo entero, para que pueda aclararlo para vosotros como es debido, porque su decisión necesita el valor de diez mil hombres.

Me sorprende ver que los autores de biografía hoy en día tratan de exagerar en los milagros llegando incluso a añadir milagros que no han ocurrido, ¿y qué interés tienen para hacerlo, mientras que cada relato de la biografía del profeta, y cada cosa en relación con su personalidad, es un gran milagro suficiente?

¿Y qué es un milagro que no sea la cosa que los demás no pueden hacer?

Su sinceridad y su honestidad son milagros de los que no voy a daros muchos ejemplos, porque la oportunidad es limitada, pero voy a daros un solo ejemplo. Un acontecimiento que he leído cientos de veces y que yo leía como simple información, hasta el día en que llame mi atención y me di cuenta de que se trataba de un milagro, y numerosos son los ejemplos similares en su biografía. Sabéis todos que el profeta emigró a Medina, él dejó a Ali con el fin de devolver a los Qoraych los bienes que habían depositado en su casa, pero ¿habéis pensado una vez en la historia de estos objetos que se le confiaban?

Él había devuelto estos objetos a los Qoraych, no a los musulmanes, porque ningún musulmán se ha quedado en Mecca después de la emigración del profeta a Medina, porque él fue el último en salir de Mecca, como en un barco que se hunde, el capitán saca a los pasajeros y se asegura de que ellos están sanos y salvos antes de dejar él mismo el barco.

La historia de los objetos confiados es que los Qoraych (a pesar de los litigios que había entre ellos y el profeta), no encontraban un hombre de confianza otro que Mohammed para dejarle sus bienes. Imagináis dos clanes que están en guerra, una guerra verbal, física y de la creencia religiosa, luego los hombres de uno de los dos clanes tienen confianza y confían sus bienes materiales y financieros a un hombre del clan enemigo.

¿Habéis oído una vez algo similar? Como pueden confiar en él y confiarle sus bienes si no es porque tiene un comportamiento caracterizado por una gran honestidad, y que dudar de él es imposible. Así era Mohammed.

Y el día de la batalla de Badr, mientras que pasaba delante de las filas para ajustarlas y agarraba un palo de madera, vio a Sawad bin Gazyah fuera de la fila, le empujó con el palo dando golpecitos en su vientre y le dijo: "¡únete a la línea oh Sawad!". Él dijo: " oh mensajero de Allah me hiciste daño, aunque Allah te hubiera enviado con verdad y justicia". Imaginad una situación en la que un simple soldado culpa al jefe supremo del ejército, ¿qué pensáis que hará con él?

¿Va a castigarle? ¿Le culpará? ¿O que le perdonará de buena gana? ¿O llegará mucho más lejos diciéndole: "lo siento me disculpo"?

Pero el profeta de Allah ha hecho algo que ningún otro hombre hubiera hecho, y que nadie puede imaginar, le descubrió su vientre y le alcanzó el palo de madera y le dijo: "véngate, es decir hazme daño como te hice".

Él hizo esto en contra su persona, aunque sea el mejor de la raza humana.

Ese era Mohammed.

La biografía de toda su vida era un milagro, todos los grandes de este mundo no son capaces de tener una biografía similar a la suya porque en todas las esferas de esta biografía se encuentra orgullo y grandeza: la fuerza física, su capacidad atlética y su espíritu cartesiano. Él perseveraba hasta obtener el triunfo y la derrota no le atormentaba hasta hacerlo enojar o arrebatarle la voluntad. Era firme en los momentos más difíciles hasta el punto de que sus compañeros se escondían tras él y su valor era tal que mismo los hombres más fuertes le temían, y era modesto con el pobre y el miserable y apoyaba al lisiado y a la persona mayor.

Su biografía está llena de ejemplos mostrando su toma de posición en favor de la verdad, la veracidad del mensaje que transmitía de Allah, incluso los versos que hacen referencia a los errores que él había cometido y los reproches hechos a él. Él cumplía sus compromisos, cualquier sean las dificultades y los obstáculos que él encontraba papa cumplir su palabra que sea para sus intereses personales o los de la nación. Su refinamiento y su sensibilidad eran elevados y es él quien ha enseñado la manera correcta de comer y las normas de limpieza que ponía en práctica en presencia de sus compañeros. Él vivía como sus compañeros y se sentaba dónde estaba el último lugar en una reunión, al punto de que un extraño no podía distinguirlo del resto de los compañeros y preguntaba: "¿Quién de vosotros es Mohammed?".

Todo el mundo amaba a Mohammed, porque no se distinguía ni por su manera de sentarse ni por su manera de vestirse. Él era como ellos en todas las cosas. Él tenía un comportamiento cortés y casto con las mujeres, en su casa con su familia, tenía bromas veraces, era modesto y denegaba ser considerado como un rey.

Él había prohibido a sus compañeros levantarse para saludarlo. Él se ocupaba de las necesidades de su familia y arreglaba sus sandalias él mismo.

Él vivió una vida pobre y no se preocupaba por la riqueza a pesar de que era capaz de vivir en un castillo más lujoso que el de Kaysar, pero él ha elegido el más allá y la altura total de las casas de sus nueve mujeres no superaba veinticinco metros. La casa de Aicha fue construida de arcilla y de tierra. Estaba tan estrecha que no era suficiente para que pueda rezar mientras ella dormía. Cuando él quería postrarse empujaba sus pies con el fin de tener espacio para hacerlo y en cuanto a su comida, Aicha había relatado que a veces durante uno o dos meses no encendían el fuego en la casa del profeta para hornear pan. Y se le pidió: "¿y que comieron?".

Ella respondió: "dátiles y agua". Esta era la comida de la familia del profeta de Allah.

Él era único en su comprensión y su elocuencia y era el más claro en sus discursos…

En todos esto se encuentra un milagro y la prueba que Allah no le había elegido para el mensaje más importante, y no había hecho de él el sello de los profetas sin prepararlo para esto, de una manera que le convierte en un ser único entre los hijos de Adán, y que nadie es tan completo como él, paz y saludo de Allah sobre él.

Y Allah sabe bien a quien revela su mensaje.

  • fuente: el libro del conocimiento general del islam (con una pequeña modificación): Sheikh Ali Al-Tantawi, que Allah le conceda misericordia. Edición: Daarou Al Manaara.