LA POLIGAMIA EN EL ISLAM


  LA POLIGAMIA EN EL ISLAM
Su legitimidad-sus reglas-la sabiduría que contiene

   

   El matrimonio en el islam es un enlace noble, un rango sagrado y vale el Corán y la Sunnah lo recomendaron vigorosamente a los jóvenes en particular.

Por otra parte, cualquier relación sexual fuera del matrimonio está prohibida en el islam, y está considerada como adulterio y un delito cuyo autor merece castigo y además es una relación social deshonrosa y despreciable en la comunidad musulmana, pero del otro lado existe una libertad para el hombre de casarse con más de una mujer pero también la libertad de separarse si los cónyugues no van de acuerdo, entonces él no está obligado a vivir con su esposa, entonces es posible para el hombre de divorciarse al igual que la mujer, ella puede pedir el divorcio ante un juez al tribunal, para que cada uno pueda vivir otra vida conyugal a su elección.

Y la poligamia en el islam, o el hecho que el islam autoriza al hombre a casarse con más de una mujer es un tema que los musulmanes observan con consentimiento y satisfacción porque es una legislación divina que procede de Allah, el sabio en lo que impone a sus criaturas, que sabe muy bien lo que es útil para ellos y lo que consolida su vida, entonces Allah, alabanza a él, es el más sabio en lo que se refiere a sus criaturas, y es el más sabio en lo que se refiere a su instinto natural y es el mejor informado sobre su constitución psicológica y nerviosa, es por eso que su legislación es la más completa de las legislaciones y la más misericordiosa, el altísimo dijo: "¿No va a saber quién ha creado, Él, que es el sutil, el bien informado?" {Sura El dominio: 14}. Es por eso que las leyes del islam en los corazones de los creyentes tienen una carga importante y un impacto, y esto para la glorificación y en honor a Allah el altísimo que les había legislado.

En cambio, la opinión de los no musulmanes en lo que se refiere a este tema está examinada o por personas que ignoran esa legislación (lo que contiene, sus reglas, su sabiduría y sus beneficios) o bien por alguien intransigente ciego por los celos, y amargado cuyo orgullo le empujó a tomar ese asunto (la poligamia) como un trampolín para ultrajar el islam en su conjunto, exponiendo de manera atroz la imagen de la mujer en el islam que vive bajo esa ley (la poligamia) diciendo que no conviene ser un modo de vida en la época de la ciencia, de la evolución, del progreso, de la globalización y de las libertades.

Y para clarificar la verdad sobre el sujeto (la poligamia) o el hecho que el islam autoriza al hombre a casarse con más de una mujer, exponemos al sujeto de dos formas:

Primero: la legitimidad de la poligamia y sus reglas.

Segundo: ¿Qué sabiduría hay en la autorización de la poligamia y cuál es el beneficio?

A la llegada del islam los hombres se casaban con más o menos diez mujeres -sin límites o condiciones-, el imán Malik había relatado en su libro (Mouwataa) que el profeta, alabanzas y saludos de Allah sobre él, había dicho a Gailaan bin Oumaya Al-Thaqafi que cuando abrazó el islam tenía diez mujeres: "elige cuatro entre ellas y sepárate del resto" ([1]).

E ibn Maajah había relatado según Al Haarith ibn Qays que ha dicho: "Me convertí al islam mientras tenía ocho mujeres, entonces he informado el profeta, alabanzas y saludos de Allah sobre él, que ha dicho: "elige cuatro entre ellas"" ([2]).

Entonces la legislación de la poligamia, un límite que el musulmán no debe superar -que es cuatro- Allah el altísimo ha dicho: "entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal" {Sura Las mujeres: 3} y esta legislación se distingue a través dos cosas:

1- La autorización de casarse con más de una mujer, con un límite de cuatro que es el máximo limite.

2- Es una legislación que está relacionada con una regla muy importante y una condición muy clara que es (la capacidad de ser equitativo y justo) en caso contrario el musulmán debe conformarse con una sola mujer.

En la explicación del Corán del imán Al Qourtoubi de este noble verso se mencionó:" en su palabra el altísimo {una sola} él ha prohibido la adición que puede causar el abandono de la equidad en el reparto o en la vida conyugal. Esto es una prueba de la obligación de esto (es decir la equidad). Esta palabra se lee o sea con la terminación "arraf" (la dhamma) entonces el significado sería: una sola es suficiente, y Al Qassi ha dicho: "se conforma con una sola". También esta palabra se leyó con la terminación "an nasb" (la fatha) con un verbo insinuado, es decir entonces casaos con una sola" ([3]).

Y en la explicación del Corán del imán Ibn Kathir lo siguiente: "y su palabra el altísimo: "Pero si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas", es decir si teméis ser injustos hacia ellas a través de la poligamia, entonces limitaos a una sola" ([4]).

Y en la explicación del Corán del imán Ach Chawkani está mencionado: "y su palabra el altísimo: "Pero si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola" su significado: si teméis ser injustos con vuestras mujeres en el reparto o cualquier otra cosa de ese tipo entonces casaos con una sola, en este verso hay la prohibición de añadir más de una para el que teme esto.

Y en la explicación del Corán de Al Baghawi lo siguiente: "{y si teméis} si tenéis miedo, y otros han dicho: si sabéis {de no ser justos}, con las cuatro esposas, {entonces una sola} es decir casaos con una sola ([5]).

El Sheikh Abdourrahman As Saa'di ha dicho en su explicación: "esto le está solamente autorizado si está seguro de no caer en la injusticia y la parcialidad, y que confía que podrá garantizar sus derechos, por otro lado si teme faltar a esto, entonces que se limite a una sola" ([6]).

La obligación de la equidad y la justicia siempre ha sido la opinión de los sabios musulmanes antes y hoy, y tenemos como ejemplo de esto el libro de fatwas de Sheikh Mohammed ibn Ibrahim en el capítulo del matrimonio cuando él había recibido una pregunta de India sobre:

¿El juicio de el que se casa con una segunda mujer mientras que ya tiene una?

Él respondió: "se le permite al hombre casarse con una segunda mujer a pesar de la presencia de la primera, pero debe ser justo entre ellas, y no debe inclinarse hacia una de ellas con respecto al reparto, los gastos, la vestimenta u otras cosas entre los elementos obligatorios, debe también consagrar un día y una noche para cada una de ellas con el fin de pasar la noche y vivir con ella, y cada esposa debe tener lo que la otra tiene" ([7]).

Esa opinión con lo que contiene como clarificación sobre el juicio de la poligamia y la obligación de la equidad, nos explica al mismo tiempo el significado de esa equidad.

Esa equidad que es la condición necesaria de la poligamia en el islam es: la igualdad en el trato, en los gastos, la residencia y la convivencia, entonces él no debe favorecer a una de ellas, entre las cosas que han sido mencionadas antes, sin que la otra beneficie de esto. Y es esto que el profeta había confirmado, alabanzas y saludos de Allah sobre él, diciendo: "si un hombre tiene dos esposas y no fue imparcial con ellas, vendrá el día de la resurrección con la mitad de su cuerpo inclinada" ([8]).

Pero la equidad en cuanto a los sentimientos del corazón o bien el cariño en el interior de cada uno y el amor que, por supuesto, no afectan la equidad a nivel del trato, los gastos, la convivencia no se exige porque estas cosas escapan al control del hombre y no tiene ningún control sobre esto. Vemos esto a través de la vida del mejor ejemplo de equidad de la historia de la humanidad que es nuestro profeta Mouhammed, alabanzas y saludos de Allah sobre él, aquel cuya equidad real se llevó a sus mujeres -que Allah les agrade- pero a pesar de esto él amaba a Aicha más que las otras -a pesar de la equidad que mostraba con sus esposas- él decía: "Oh Allah, esto es mi reparto sobre lo que puedo controlar, no me culpes por lo que controlas y lo que yo no controlo" ([9]).

Siendo así la equidad que es imposible para el hombre de aplicar es la equidad intangible relativa al amor y la inclinación del corazón, de esto se trata en la palabra del altísimo: "no podréis ser justos con vuestras mujeres, aun si lo deseáis" {Sura Las mujeres: 129}.

No obstante, la primera parte del sujeto que es que: el islam ha estado precedido por todas las religiones celestes en lo que se refiere a la legislación de la poligamia, se puede deducir esto en la narración de Al Boukhari sobre la historia de Souleyman, paz sobre él, donde está mencionado que visitó a sus mujeres en una sola noche y ellas eran más de ciento. Entonces el islam no ha establecido la poligamia, pero ha simplemente fijado el número de esposas permitido a cuatro y lo ha permitido con la condición de la equidad.

La segunda parte de este sujeto es: ¿Cuál es su sabiduría? ¿o por qué el islam lo ha legislado?

Esto es cada vez más claro si recordamos que el islam es un sistema para el ser humano. Un sistema real y positivo que es conforme con la naturaleza del hombre y su constitución, de conformidad con su realidad y sus necesidades vitales, de conformidad con las condiciones de su vida que evolucionan en todas partes, períodos y situaciones.

Es un sistema que no depende de la pedantería absurda, ni de la inteligencia muy tensa, ni de un ideal vano, ni de sueños utópicos, que están en contradicción con la naturaleza humana, su realidad y las condiciones de su vida luego que se evaporan en el aire.

Es un sistema que cuida de la creación del ser humano, la limpieza de la sociedad, no permite el establecimiento de una vida meramente material cuya única finalidad es la liquidación de los seres humanos, la contaminación de la sociedad, con el pretexto de la llamada de la necesidad que está en contra de esa realidad, este sistema se aplica más bien para establecer una realidad que contribuye a mantener los seres humanos, la limpieza de la sociedad, todo eso al pedir el esfuerzo más simple por parte del individuo y el conjunto de la sociedad ([10]).

Si reunimos con nosotros todas estas particularidades esenciales en el sistema islámico, observando el tema de la poligamia, entonces ¿qué vemos?

Vemos primero: que existe casos reales en varias sociedades, pasadas y presentes, en el que se señala que el número de mujeres en edad de casarse es superior al número de hombres en edad de casarse, este límite máximo que se refiere a la disfunción que afecta algunas sociedades no ha superado históricamente el número de cuatro mujeres para un solo hombre, este límite gira siempre alrededor de este número ([11]).

Y los censos que se han hecho o que se hacen ahora en los diferentes países del mundo demuestran claramente que el número del sexo femenino es superior a lo de los varones, esto se debe al gran número de nacimientos por el lado de las chicas, y al número de muertes entre los hombres, por la voluntad de Allah el altísimo y su decreto, que es superior al número de muertes entre las mujeres, los hombres son el combustible de las batallas militares y un número importante entre ellos muere en la guerra, a ello hay que añadir el hecho que los hombres están más expuestos a los accidentes que las mujeres, en efecto ellos salen y van de un lugar a otro en busca de medios de subsistencia. Ellos hacen todo lo posible por encontrar algo para su sustento diario, lo que hace que son los más expuestos a las enfermedades y a la muerte, mientras que entretanto las mujeres están en su domicilio familiar ([12]).

Y entre los factores que empeoran la situación y aumentan las diferencias, el hecho que algunos hombres no se casan debido a las circunstancias económicas que se traduce en la incapacidad de los hombres para proporcionar los gastos necesarios con el fin de formar una familia.

Así como algunos de ellos retrasan el matrimonio hasta una edad avanzada con el fin de mejorar su situación económica y estar en condiciones de mantener a la mujer que será bajo su responsabilidad y los hijos que tendrán, es todo lo contrario entre las jóvenes que ya están preparadas para el matrimonio siendo jóvenes ([13]).

¿Cómo podemos tratar con esta realidad cuyo impacto se repite en diferentes aspectos, esa realidad que no podemos negar?

¿La trataríamos al encogerse los hombros? ¿O bien al dejarla tratar a si misma? ¿Según las circunstancias o las coincidencias?

Sin duda el hecho de encogerse los hombros no resuelve el problema. Así como dejar la sociedad tratar con esta realidad según lo acordado no puede decirse por una persone seria. Una persone que se respeta y respeta la humanidad.

Entonces eso requiere necesariamente una organización, y necesariamente medidas….

Entonces nos encontramos ante tres posibilidades siguientes:

1- Que cada hombre que está en edad de casarse, se casa con una mujer que está en edad de casarse, luego quedará una o varias mujeres solteras, según el nivel de funcionamiento deficiente real, pasarán sus vidas sin conocer a un hombre.

2- Que cada hombre que está en edad de casarse, se casa con una mujer un matrimonio legislado y limpio, luego mantiene relaciones fuera del matrimonio con una o varias de estas mujeres que no están casadas, éstas últimas mantienen relaciones con un amante y un acompañante en la prohibición y en la oscuridad.

3- Que todos los hombres o algunos entre ellos se casan con más de una mujer, y que la otra mujer conoce al hombre como esposa honorable con toda claridad sin ser una amiga íntima o una amante estando en la prohibición y la oscuridad.

La primera posibilidad va en contra de la naturaleza humana, y de la energía, en comparación con la mujer que no conoce a un hombre en su vida.

Esta realidad no se debe rechazar por estas personas que afirman que la mujer pueda pasar su vida sin un hombre al trabajar y al buscar el beneficio, porque el sujeto es mucho más profundo que lo que creen estas personas que solo conocen la superficialidad de las cosas, pedantes, supuestamente inteligentes e ignorantes de la naturaleza humana.

Miles de trabajos y miles de beneficios no eximen a la mujer de sus necesidades de una vida natural y humana, que sea las necesidades corporales e instintivas y las necesidades del alma y del espíritu, en esto la tranquilidad y la amabilidad que ella recibe de su pareja, el hombre por su parte realiza el trabajo y encuentra los medios de subsistencia, pero esto no es suficiente para él, entonces él hace esfuerzos para buscar una esposa, lo mismo ocurre con la mujer -en este caso- ya que ambos proceden de un solo ser.

Y la segunda posibilidad es contraria a las directivas de un islam limpio, contrario a los principios de una sociedad musulmana sana y contrario a la dignidad de la mujer.

Y la tercera posibilidad…la que está elegida por el islam, elegida por una legislación sabia con el fin de hacer frente a esta realidad ante la cual no hay necesidad de encogerse los hombros, ni la afectación absoluta ni las reivindicaciones.

Ella lo elige porque esta posibilidad es realista y positiva y aborda la situación del ser humano como tal -permaneciendo de acuerdo a su naturaleza y las circunstancias de su vida-, y al tener en cuenta la limpieza del ser y la pureza de la sociedad.

Ella lo elige porque con su método, saca al ser humano de un nivel bajo y al seguir un camino ascendente, él se eleva muy alto con naturalidad, dulzura y realismo ([14]).

"Si el sistema de la poligamia por una circunstancia u otra impone a la primera mujer de aceptar la llegada de otra esposa, ella no se verá privada de ser la señora de la casa y la que administra sus asuntos, entonces el islam da el derecho a cada mujer casada de tener una casa independiente, y no da el poder a una de las mujeres de tener el control sobre otras" ([15]).

Hay algunos sabios de la jurisprudencia islámica que ven que la mujer tiene el derecho de poner como condición en su boda que el marido no se casa con otra mujer, si una vez que el matrimonio se consuma resultaba que el marido no respeta esta condición, tiene el derecho de pedir el divorcio, y si ella no ha puesto esta condición en el momento en que se hace el contrato matrimonial, ella tiene el derecho de pedir el divorcio si su marido faltaría a una de estas obligaciones hacia ella o si había cometido cualquier perjuicio contra ella. ([16])

Todos estamos de acuerdo aquí sobre el hecho que una mujer compartiendo el mismo marido con una o varias otras mujeres no es necesariamente algo que la consuela y que le concede la felicidad que ella busca en su vida, pero el daño que puede causar el hecho que la mujer comparte su marido con una o varias otras mujeres es considerablemente menor que el daño que ella sufriría quedando sin matrimonio ([17])…entonces la que está disgustada porque su marido se casa con una segunda mujer y desaprueba esto, es posible que mañana ella lo deseare y se satisficiere de esto en caso de que se divorciare de él o bien fuere viuda.

Segundo observamos que en las sociedades humanas de antaño y hoy en día, ayer, hoy, mañana y esto hasta la eternidad, una realidad en la vida de los humanos que no hay ninguna posibilidad de negarla o bien ignorarla, vemos que la edad de procrear en el hombre se extiende hasta la edad de setenta años o más mientras que en las mujeres se detenga a los cuarenta años, y para algunas cuarenta y cinco años, pero la mayoría de ellas gira alrededor de cincuenta años. Entonces hay en el hombre en promedio veinte años de la edad de procrear que no tiene equivalente en la vida de la mujer, y no hay ninguna duda que, el objetivo de la existencia de las diferencias entre los géneros y su encuentro, es la extensión de la vida mediante la fertilidad y la fecundidad, pero también la población de la tierra mediante la reproducción y la propagación.

Entonces el hecho de interrumpir la vida no forma parte de las cosas que son conformes con la concepción general del instinto natural humano y esto no fructifica el período adicional de fertilidad en el hombre, por otro lado lo que sería consecuente con esta realidad natural sería el hecho de promulgar la legislación -establecida para el conjunto de los entornos en cualquier época y en cualquier situación- que no sería impuesta a cada individuo pero serviría para establecer un campo general conducente que respondería a esta realidad natural y permitiría a la vida de utilizarlo en el momento apropiado…es la compatibilidad entre la realidad natural y entre el sentido de orientación de la legislación que siempre notamos en la legislación divina.

Una cosa que no encontramos en las legislaciones humanas, porque las opiniones humanas limitadas no le prestan atención, no tendrían en cuenta el conjunto de circunstancias contiguas o distantes, también no observan las cosas en todos los aspectos y no tienen en cuenta todas las posibilidades.

Y entre los casos reales relacionados con la realidad mencionada anteriormente, es lo que observamos a veces en el caso del marido que es la voluntad de desempeñar su papel natural, con la contrapartida la falta de voluntad de la esposa, sea por la discapacidad de la edad o por la enfermedad, mientras teniendo cada uno la voluntad de prolongar la relación conyugal y mientras odiando al mismo tiempo la separación, ¿entonces cómo podemos hacer frente a este tipo de situaciones?

¿Vamos a enfrentar al encogerse los hombros y dejar a cada uno de los cónyuges golpeando la cabeza contra la pared? ¿O bien enfrentarle con una pedantería vana y con el honor absurdo?

Sin duda el hecho de encogerse los hombros como lo habíamos dicho anteriormente no resuelve un problema. Pero también la pedantería y el humor no coinciden con la seriedad de la vida humana y sus problemas reales…

Aquí nos enfrentamos -una vez más- a una de las tres posibilidades:

1- Amordazamos el hombre y le impedimos que haga su actividad instintiva utilizando la fuerza de la legislación y la autoridad. Y diciéndole: "¡Oh hombre, culpa es tuya! Esto es indigno, no es compatible con el derecho de la mujer que esta junto a ti, ni con su honor".

2- Hacemos divorciar el hombre y lo dejamos flirtear y salir con quien quiere entre las mujeres.

3- Permitimos la poligamia para este hombre y evitamos el divorcio de la primera mujer.

La primera posibilidad es contraria a la naturaleza humana y más allá de lo que puede aguantar, también es contraria a las capacidades nerviosas y psíquicas del hombre. El resultado directo seria -si le obligamos recurriendo a la ley o recurriendo a la autoridad- de odiar la vida en pareja que le hace pasar esta prueba, y que le hace pasar la amargura de esta vida. Esto es lo que prohíbe el islam, él que hace de la casa una convivencia, y de la mujer una amabilidad y una prenda de vestir.

La segunda posibilidad es contraria a la orientación del islam en lo que se refiere a las costumbres y contraria a su método en lo que se refiere a la mejora de la vida humana, su aumento, su purificación para que sea adecuada para el hombre, que Allah había además honrado en comparación con el animal.

Y la tercera posibilidad…es la única que corresponde a los instintos reales necesarios naturales, también ella corresponde a la concepción del islam en lo que se refiere a las costumbres, también ella preserva la primera esposa quedando así bajo su tutela, ella realiza la voluntad de la pareja a la prolongación de la convivencia y a la preservación de sus recuerdos, y facilita la progresión del hombre con suavidad, facilidad y realismo.

Una cosa como esta sucede en caso de que la esposa sea estéril, con la voluntad natural del marido en tener hijos. Ya que tendrá delante de él dos caminos y no tres:

1- Que divorcia de ella y la sustituya por otra mujer que responde al deseo natural del hombre de tener hijos.

2- Que se casa con otra mujer, y permanece en una relación con la primera mujer.

Sin duda, las personas bromean entre los pedantes prevaleciendo el primer camino. Pero noventa y nueve esposas -al menos- entre las cien maldecirán el que indica este camino al marido. Este camino destruye sus casas sin alternativa visible – es difícil encontrar a un estéril cuya esterilidad ha sido verificada que tiene un deseo de casarse- siempre notamos que la esposa estéril tiene apego y serenidad hacia los niños, niños que fueron donados por la otra mujer, entonces estos niños alegran la casa a pesar de la tristeza debido a la privación personal ([18]).

Es posible que el hombre tenga ganas de multiplicar su descendencia y que sus hijos de su primera esposa son poco numerosos, entonces en este caso el hombre se casa con otra mujer para lograr esta envidia noble que el mensajero de Allah, alabanzas y saludos de Allah sobre él, había recomendado en su palabra: "casaos con la que es amable y fértil, porque me jactaría de tener la comunidad más numerosa ante los profetas ([19]).

O que el hombre viaja mucho debido a su trabajo, y que su estancia fuera de su país es larga, y en consecuencia no puede llevar a su esposa con él cada vez que debe viajar necesariamente, en el estado natural de las cosas se enfrentará a dos cosas para satisfacer su necesidad natural que es la relación carnal:

La primera: es de buscar una mujer para mantener relaciones con ella y esto de una manera no legislada.

La segunda: se casa con una segunda mujer y vive con ella de una manera legislada, y que tenga la capacidad física y económica. Y sin duda alguna, la segunda opción es la mejor solución y la más adecuada para resolver su problema, porque en la primera opción hay la propagación de la obscenidad y la perversidad ([20]).

Así como el sistema de la poligamia cura algunos problemas humanos y contribuye realmente a resolverlos, entre ellos:

A- Una mujer cuyo marido murió dejándola con hijos a cargo, en este caso el islam recomienda al hombre casarse con esta mujer por dos razones importantes; la primera entre ellas: preservar la castidad de la mujer y su honor en una casa en la que ella encontrará la tranquilidad, la quietud junto con todo lo que necesitará entre las necesidades de la vida.

La segunda: la tutoría de estos niños huérfanos y su atención. El mensajero de Allah, alabanzas y saludos de Allah sobre él, ha dicho a este respecto: "el que adopta su niño huérfano u otro, él y yo seremos como éstas en el paraíso" Malik (el relator de la historia) señaló el dedo medio y el índice.

B- Una mujer nace sin ser necesariamente hermosa o bien teniendo un defecto físico, y por supuesto ella no es responsable de su creación, ¿tenemos derecho a impedirle gozar de los beneficios del matrimonio y tener hijos? La respuesta es que no tenemos derecho, además el islam motiva a los creyentes y los alienta a casarse con mujeres como ésta, y llevar alegría y sonrisa a su corazón.

C- Una mujer que, por cualquier sea la razón, permaneció soltera hasta llegar a la vejez a pesar de tener el deseo de casarse, por supuesto lo mejor para ella sería casarse con un hombre que ya está casado con otra, entonces él llenará el vacío en su vida y aliviará su soledad, en lugar de quedarse sola el resto de su vida ([22]).

De todas formas, donde quiera que vayamos con el fin de observar la realidad de la vida con estas situaciones en práctica, que no están sujetas a la pedantería, ni se conforman a las bromas, ni descansar sobre el humor absurdo y la estupidez que se fundiría en las situaciones firmes y serias, notamos que los aspectos de la sabiduría divina a través de esta legislación están dirigidos por: (la igualdad).

"Entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal" {Sura Las mujeres: 3}.

La legislación de la poligamia es una respuesta pues a la petición de la realidad de los instintos naturales y a las realidades de la vida, también ella protege a la sociedad contra cualquier vuelco -bajo la presión de los instintos naturales necesarios y las diferentes realidades- hacia el libertinaje y el aburrimiento…la condición (la igualdad) protege el matrimonio contra el desorden y cualquier disfunción, ella protege a la esposa contra la opresión y la injusticia, y protege el honor de la mujer para que no sea expuesta a la burla sin necesidad absoluta y ni para una precaución completa.

Si una generación entre las generaciones se pierde utilizando la legislación de la poligamia como una excusa para hacer de la vida conyugal un escenario de placeres animales, sin tener en cuenta la igualdad, y sin cuidar de la responsabilidad de la atención en el seno de la familia. Esto no es el islam, por lo contrario, éstos no han entendido el significado de su esencia pura y noble.

Entonces a través de esto tenemos un claro entendimiento que cualquier sabiduría y cualquier beneficio se establecen y son existentes en cualquier legislación divina, que el ser humano les entienda o no, a través de los periodos breves de la historia humana o a través del conocimiento limitado del hombre ([23]).

Y, en conclusión:

Gustave Lebon ha dicho: "sin duda el sistema de la poligamia es un sistema bueno, él eleva el nivel de comportamiento en las comunidades que la practican, fortalece los vínculos familiares y confiere a la mujer el respeto y una felicidad que no encuentra en Europa" ([24]).

Y Bernard Shaw ha dicho:" sin duda Europa estará obligada a volver al islam antes del final del siglo veinte lo quiera o no" ([25]).

Y una escritora inglesa dice en su diario (las riquezas de Londres): el número de errantes entre nuestras chicas ha aumentado y el mal se generaliza y los investigadores han señalado estas causas, si fuera una mujer que ves observando estas chicas, mientras que mi corazón se rompe por la compasión para ellas y por amor, ¿pero en qué mi tristeza, mi dolor y mi choque serán de ayuda? Aunque todo el mundo se una a mí, porque esto será inútil sólo si nos activamos para evitar esta situación horrible.

Qué persona fútil (Tuus) ya que ha observado la enfermedad y ha prescrito el remedio que garantiza la curación: que es el hecho de permitir al hombre casarse con más de una mujer, así de este modo la plaga desaparece, y nuestras chica se convertirán en dueñas de sus casas, entonces la gran plaga entre las plagas es el hecho de obligar al hombre a limitarse a una sola mujer, porque esta limitación hizo que nuestras chicas fueran errantes, y les ha incitado a solicitar el trabajo del hombre, el mal no dejará de acentuarse si no está permitido al hombre casarse con más de una mujer.

Qué idea y qué imaginación se apoderan de los hombres casados que tienen hijos fuera del matrimonio que se han convertido en una tarea, una carga y una vergüenza para la sociedad humana, entonces si la poligamia está autorizada, estos chicos y sus madres no estarían en el dolor y la humillación en la que están, su honor y el de sus hijos sería preservado, porque sin duda la competencia de las mujeres con los hombres nos expone a la destrucción. ¿No veis que la manera en que la mujer ha sido creada demuestra que ellas tienen deberes que no son los de los hombres y que los hombres también tienen deberes que no son suyas?, entonces al autorizar la poligamia cada mujer se convertirá en dueña de su casa y una madre de hijos legítimos ([26]).

Guardamos lo mejor para el final…hemos visto con claridad después de exponer el sujeto de la poligamia en el islam, la grandeza de las legislaciones islámicas y que han honrado la mujer, y que han aumentado su valor y su condición, puesto que llegaron con legislaciones (justas) coherentes con las circunstancias de su vida, y los cambios a los que ella está enfrentada en los diferentes periodos de su existencia, e incluso los cambios relacionados con sus sentimientos y su psicología.

Las legislaciones del islam con su perfección y su misericordia, su simplicidad y su facilidad, que permiten entonces al hombre desarrollarse en cualquier lugar y en cualquier momento, y le permiten vivir una vida agradable y pacífica, todo esto porque ellas proceden de Allah el sabio y el científico, el compasivo y el bien informado.