La primera mujer que había abrazado el islam


Los árabes son una nación orgullosa de sus valores nobles: en efecto el verdadero, el generoso, el valiente, el sabio, el casto, el honrado y el que respeta los lazos de parentesco, alcanza para ellos los grados más elevados y requiere de ellos el aprecio y el respeto. Eso es lo que le pasó a Khadija bint Khouwaylid Al Qorachia Al-Assadia la comerciante, que posee la nobleza y la belleza entre las mujeres de Mecca.

Además, esa mujer sabía que Mohamed Ibn Abdillah era honesto, fiel y tiene comportamiento noble, entonces ella le había enviado un emisario y le había propuesto salir a comerciar con su dinero en el Shaam. Él había aceptado su propuesta y había salido con el fin de comerciar con su dinero en el Shaam en compañía de un chico, al servicio de Khadija, que se hace llamar Maysarah.

Maysarah estaba deslumbrado por las características personales de Mohammed, entre ellas su sabiduría, su racionalismo, su buen comportamiento, su cualidad en lo que se refiere a la gestión de su comercio. Le impresionó mucho más al señalar la atención especial, que el monje Nestor[1], prestaba a la persona de Mohammed cuando descansaron cerca de su torre, informando a Maysarah que veía en él los signos del profeta que Jesús-paz sobre él- había mencionado en el Evangelio.

Después de su regreso del Shaam, Maysarah había contado a Khadija lo que había observado de Mohammed durante su viaje en lo que se refiere a sus características nobles. Él le había expresado su asombro por la personalidad de Mohammed, que había recibido el aprecio y el respeto de cada persona que estaba en relación con él o le había conocido.

Maysarah había también contado a Khadija la historia del monje Nestor. En consecuencia, la admiración de Khadija por Mohammed se ha intensificado y entonces ella le ha deseado y vio en él el marido ideal para ella. Mientras ella estaba la mujer viuda codiciada por los nobles y los altos dignatarios de Mecca.

Por esto, ella había delegado y enviado su amiga Nafissa Bint Mounia a Mohammed diciéndole: "¿qué te impide de casarte? Él respondió: "no tengo nada", ella le dijo: "¿si tienes lo suficiente y que se te propone dinero, la belleza y el desarrollo? Él dijo: "¿de quién se trata? Ella dijo:"Khadija". Entonces él había respondido[2]  favorablemente y fui con su tío para pedir su mano al tío de Khadija luego el matrimonio bendecido se celebró.

Era una mujer ejemplar para su marido y dio a luz a todos sus hijos salvo Ibrahim, en efecto ella dio a luz a Al-Qasem, eso era su apellido y dio a luz a sus cuatro hijas: Zainab luego Roqaya luego Oum Kalthoum luego Fatima.

Mouhammed ya había querido el aislamiento, ya que escalaba la montaña An Noor y se aislaba en la cueva Hiraa, ahí es donde el ángel Gabriel-paz sobre él-va hacia él y le dice: "lee", él le dice: "no puedo leer" el ángel lo lleva y lo abrazó con fuerza hasta llegar al límite luego lo abandonó y esto se repitió tres veces luego el ángel dice: "¡Recita en el nombre de tu Señor, que ha creado, ha creado al hombre de sangre coagulada! ¡Recita! Tu Señor es el Munífico", entonces Mohammed regresó a casa cerca de Khadija, su corazón le temblaba y dijo: " envuélveme, envuélveme", ella le envolvió hasta que su miedo se haya desvanecido, entonces contó a Khadija su historia y dijo: "he tenido miedo por mi [3] ".

Es en ese momento que aparece su rango particular y distinto a través de su alto razonamiento, su sabiduría, su visión y su fortalecimiento. A pesar de que ella también tuvo miedo para él que había visto un espíritu satánico o bien demoníaco, ella le dijo con toda tranquilidad: "¡No por Allah! Allah jamás te desacreditará porque respetas los lazos de parentesco, te haces cargo (es decir haces donaciones a los pobres, a los huérfanos y a las familias), das a los necesitados (es decir haces donaciones a los que no tienen dinero sin compensación), cuidas de los invitados (es decir eres generoso con el invitado) y llevas ayuda en los eventos de caridad (es decir llevas ayuda durante las situaciones que llevan hacia el bien).

Nota de qué manera ella había utilizado su razón y su manera de pensar con el fin de llegar a la conclusión ¿qué sería el resultado posible que alcanzaría un hombre que se distingue por sus cualidades? Entonces ella había jurado: "¡No por Allah! Allah jamás te desacreditará". No es posible que una persona que posee todas esas cualidades sea desacreditada por Allah.

 Esa cosa se ha extendido con los árabes: que toda persona siendo conocida por la veracidad, la generosidad, la castidad, la equidad y el buen comportamiento, estimaban que tendría felices consecuencias, buenas alabanzas, un alto grado y el consentimiento de la gente.

Esas características figuran entre las más sólidas pruebas racionales que Khadija había utilizado con el fin de conocer la veracidad de lo que había reivindicado su marido Mohammed. Sin embargo, ella había utilizado otra prueba para asegurarse de la realidad de su situación que es en este caso la prueba divina basada en las profecías contadas por los libros sagrados, porque en efecto ella fue una de las más conscientes de la verificación del estado real de su marido antes de que la gente descubra lo que ha ocurrido y que su negocio se propague; ella había reunido en su búsqueda de la verdad entre la prueba racional y la prueba divina.

Ahí es donde ella le llevó a su primo Waraqa ibn Nawfal que había abrazado el cristianismo en la época del ante islam, también transcribía el evangelio en hebreo, lo que significa que él conocía las religiones anteriores, también fue un hombre viejo que había perdido la vista. Khadija le dijo: "¡Mi primo! Escucha de tu sobrino lo que tiene que decir. Waraqa le dijo: "¡Mi sobrino! ¿qué ves? Y el profeta, alabanzas y saludos de Allah sobre él, le contó lo que había visto.

Entonces Waraqa dijo: "es el Namouss que bajó antes sobre Moisés (quiere decir con "Namous" el ángel Gabriel -paz sobre él-) me hubiera gustado ser fuerte y quedar a tu lado cuando tu gente te expulsará. Entonces el mensajero de Allah, alabanzas y saludos de Allah sobre él, dijo: "¿van a expulsarme?" él respondió: "sí, ningún hombre vino con lo que tu habías traído sin que sea considerado como un enemigo, y si vivo hasta ese día te prestaré apoyo inquebrantable [4] ".

Con la prueba racional con la que ha conseguido debido a su madurez y a su clarividencia, y con la prueba divina que ella había comprobado a través de Waraqa ibn Nawfel, demostró y se ha asegurado, que Allah la agrade, que Mohammed, alabanzas y saludos de Allah sobre él, era un profeta enviado por su Señor. Entonces ella fue la primera persona en abrazar el islam.

En cuanto a Waraqa ibn Nawfal, la prueba divina era sobre la cual se basaba y lo que le había influido en su creencia y su fe, en efecto él había vinculado lo que fue revelado en la Tora con el Evangelio en lo que se refiere a las características del profeta del final del tiempo; que es un árabe y de la descendencia de Ismael y que saldrá de las montañas de Faraan que son en este caso las montañas de Mecca y que el ángel que había visto era el mismo que los otros profetas habían visto antes. Entonces él había vinculado los dos y lo que había observado de las características de Mohammed y sus estados y entonces les consideró totalmente conformes; por consiguiente, creyó en él y se ha comprometido a apoyarle.

Khadija, que Allah la agrade, ha vivido una vida sublime con el mensajero de Allah, alabanzas y saludos de Allah sobre él, ya que había sido comprensiva para él en su predicación, siempre que él oyera cosas desagradables entre las réplicas, él encontraba apoyo de su mujer Khadija reforzándole y tranquilizándole por lo que soportaba de sus oponentes y enemigos, ella le aliviaba sus penas y era su apoyo en los momentos de soledad y le había simplificado todas las cosas duras.

Khadija, que Allah la agrade, había vivido con el mensajero de Allah, alabanzas y saludos de Allah sobre él, situaciones difíciles al ser paciente y fuerte. Entre esas situaciones, el bloqueo de Ach-chi'b después del cual ella murió y fue enterrada en la región de Al Houjoun, cuando tenía más de sesenta años. El mensajero de Allah había bajado a su tumba cuando fue enterrada.

En cuanto al mensajero de Allah, alabanzas y saludos de Allah sobre él, ha vivido cumpliendo su compromiso, leal a su mujer santa Khadija, elogiándola, mantenía la relación con las amigas de Khadija dándolas regalos, una cosa que empujó a la madre de los creyentes Aicha, que Allah la agrade, a declarar su envidia a Khadija, en la recopilación auténtica de Al Boukhari según Aicha, que Allah la agrade [5] , dijo: "nunca he estado celosa de otra mujer del profeta, alabanzas y saludos de Allah sobre él, como lo estaba de Khadija, aunque no la había visto, pero el profeta, alabanzas y saludos de Allah sobre él, hablaba mucho de ella, a veces incluso sacrificaba una oveja luego la compartía en pedazos y les enviaba a los amigos de Khadija, a veces le decía: "como si no hubiera otra mujer que Khadija en ese mundo"" entonces él respondía: "ella era así y así y tuvo hijos con ella".

Khadija había obtenido un gran indulto como recompensa por su creencia y su apoyo al mensajero de Allah, alabanzas y saludos de Allah sobre él. En la recopilación de Mouslim [6] según un hadith de Abi Hourayra, que Allah le agrade, ha dicho: "Gabriel había venido a la casa del profeta, alabanzas y saludos de Allah sobre él, y ha dicho: "¡Mensajero de Allah!, Khadija vendrá trayéndote un recipiente que contiene sopa o comida o agua, si viene a ti, dale los saludos de su Señor, el glorificado, y de mi parte y dile que tendrá en el paraíso una casa construida de piedras preciosas donde no hay ni ruido ni duelo".

Realmente ha sido una biografía elocuente y conmovedora, donde el que la descubre desearía el paraíso y la visión de esa gran mujer que el Señor había saludado, pero también Gabriel, que Allah la agrade y la satisfaga.

 

 


[1] Evocado en el libro At tabaqat al koubra de Ibn Saad (1/130)

[2] Evocado en el libro Al Isaaba fi tamiyyiz As sahaba de Ibn Hajar según un relato de Al Waqidi (7/603)

[3] Relatado por Al Boukhari, el capítulo el principio de la revelación, hadith número 3

[4] Relatado por Al Boukhari, capítulo del principio de la revelación, hadith número 3

[5] Relatado por Al Boukhari capítulo de los méritos, subcapítulo el matrimonio del profeta, alabanzas y saludos de Allah sobre él, con Khadija y su mérito, hadith número 3534

[6] Relatado por Mouslim en su recopilación autentica, capitulo los méritos de los compañeros, subcapítulo los méritos de Khadija la madre de los creyentes, que Allah la agrade, hadith numero 4460





ترجمة المقال