La fe es una serenidad para el alma.